THEOPHRASTUS

Cuando vi que THEOPHRASTUS hablaba de perseguir fórmulas y de hacer experimentos, sin más referencias, me decidí a comprarlo… comprobando que bastante poco tenía que ver con las fórmulas o experimentos que más o menos había esperado. Sin embargo, ya que lo había comprado, había que ver por lo menos de qué iba el tema y qué mecanismos utilizaba.

A veces se indica que el juego es muy dependiente del inglés, lo que no resulta acertado, puesto que basta con leerse las reglas y como mucho puede ser interesante saber que lead es plomo, copper cobre, etc, pero como cultura general y para saber un poco lo que haces (que dicho sea de paso, realmente no lo vas a saber). Claro que la referencia a la dependencia del idioma bien puede ser por las reglas, que son un ladrillo difícil de digerir, como dice Faidutti (con otras palabras) en sus comentarios acerca del juego.

Teofrasto es un eurogame cuyo principal aliciente es el puteo, alterar el trabajo de los demás oponentes para que no puntúen.

Los componentes son de buena calidad y la idea básica es que los jugadores consigan reproducir lo más exactamente posible un “experimento” indicado en uno de los “pergaminos” del juego (que son unos cartones con la indicación de los elementos necesarios del experimento del maestro). Cada jugador debe tratar de conseguir poner sobre sus tableros los elementos que aparecen en el pergamino central (en el centro en la foto, que simula tres jugadores). En total habrá tres experimentos (pergaminos) hasta finalizar el juego.

Situación del tablero al final del primer experimento

Situación del tablero al final del primer experimento

Dicen las instrucciones que el jugador que comienza el turno con el marcador de Teofrasto (un bonito majadero que por el peso debe ser metálico) debe leer el texto de la izquierda del pergamino. Se puede hacer si se quiere practicar un poco el inglés, pero no es necesario, basta con ver los dibujos en los cajetines de la derecha para jugar.

Comienza el jugador con el marcador (tomando el papel de Teofrasto), robando una carta y colocándola boca abajo, en el lugar conveniente, en el pergamino del centro (el de Teofrasto), hecho esto, comienza a jugar el jugador de su izquierda hasta que todos juegan incluido el que tenía el marcador (que lo hace ya como jugador). Si el jugador que tiene el majadero no puede inicialmente poner una carta debe pasar el marcador a su jugador a la izquierda. Esto garantiza que en cada turno se irá completando el experimento de Teofrasto, que es el objetivo.

Cuando se completa el experimento de Teofrasto, finaliza la ronda, se hace una última fase de puntuación y se continúa con el próximo pergamino hasta completar los tres (hay tres tipos de pergaminos-examen, A, B y C). En la foto, las cartas del pergamino central están levantadas por estar en la fase de puntuación.

Cada jugador en su turno tiene tres puntos de acción que puede utilizar como quiera: colocando cartas boca arriba o boca abajo tanto en su pergamino como en el de teofrasto, cogiendo cartas de los mazos o “puteando” al prójimo con algunas de las cartas especiales.

Básicamente, el experimento (el “pergamino”) contiene 3 posiciones, de metales, elementos y esencias, y las cartas son de elementos normales, la piedra filosofal (que es una carta especial) y otras cartas que sirven de comodín para intercambiar con metales, elementos o esencias.

El jugador debe completar su propio experimento, intentar evitar que los demás lo hagan o perjudicarles para que lo hagan peor y cuando éste acabe, se comparan las cartas que el jugador tiene en su pergamino con las que tiene el pergamino de Teofrasto colocado en el centro de la mesa.

Las cartas de elementos, metales y esencias tienen unos números que son los que se van a sumar: si coinciden los elementos con los del experimento se puntúa íntegramente, si no coinciden pero son los productos que indica el experimento, puntúan 1, etc.

En el enlace de la reseña de B. Faidutti que he puesto antes, el conocido experto en la materia propone dar más puntos de acción, para que sea más rápido así como restar puntos si los elementos están equivocados.

Personalmente, me decepconó un poco el tema (hay que “preparar” fórmulas con remedios milagrosos, tipo “Elixir de la Eterna Juventud”, que por cierto está) pero la característica de puteo lo puede hacer interesante. En BGG tiene bastante mala calificación, pero debe ser principalmente por las reglas.

Anuncios

3 Respuestas a “THEOPHRASTUS

  1. Este es el típico ejemplo de una buena idea mal desarrollada. Por suerte, como dice Bruno Faidutti, el juego se puede “mejorar” con homerules.

  2. Es la primera vez que entro en este blog y me ha gustado mucho, la verdad. Suelo visitar a diario planeta bsk y wkr, desde el cual he llegado hasta aqui. Haces buenos articulos y hablas de juegos que, por lo general, me llaman bastante. Ademas, haces algo que casi nadie hace bien: explicar las reglas de un juego (creeme, no conozco a casi nadie que las explique de una forma entendible, ¡con lo facil que es empezar por el objetivo del juego!).
    Y mas te vale que sigas escribiendo porque te acabo de agregar a mis marcadores jeje.
    Saludos

  3. Gracias, Juanpe, por tus comentarios, le dan a uno ganas de estar todo el día escribiendo :-).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s